Club Atenas

La Saga del Club Atenas

1951-1954

Una barrita de tantas, de jóvenes comunes, se organizan para que dos de ellos, Juan Gabino Atairo y Julio Elías Catub, que tenían grandes cualidades atléticas, pudieran desarrollarlas.

Luego espontáneamente se empiezan a nuclear en un club las más heterogéneas actividades deportivas, atléticas y culturales, que estaban abandonadas por las instituciones “grandes”.

Asistíamos al despertar de todo un amplio sector, de origen popular que había vivido socialmente marginado hasta entonces de este tipo de actividades y que con la mejoría de la situación económica y la humanización de las condiciones laborales, encontraba un margen de ocio del que antes no había gozado, para desarrollar esas inquietudes.

Se trataba de un grupo cívicamente virgen, con la euforia ingenua debida al triunfo político y social de las clases nacionales, hasta entonces históricamente postergadas.

Tal vez pecaban inconscientemente de un cierto espíritu de traviesa, pero no malintencionada irreverencia hacia las anquilosadas figuras tradicionales, de dirigencias anteriores, recientemente desplazadas por las urnas en el más cristalino acto electoral de que había memoria, después de décadas de “concordancias”, “contubernios” y “fraudes patrióticos”.

Era humanamente imposible evitar que entre muchos de sus componentes se manifestaran adhesiones a los líderes de la época: el general Perón y Evita, pero eran expresiones sinceras y desinteresadas y nacían espontáneas del sentir colectivo, por otra parte casi todas las otras instituciones hacían oficialmente las mismas adhesiones, quizás no tan autenticas y más de una vez interesadas y acomodaticias.

¿Era el club naciente, instrumento de las autoridades municipales locales? Lo real era que nos manejábamos en forma por demás democrática, en asambleas casi anárquicas y más de una vez tumultuosas, donde todos opinaban, y que se realizaban en domicilios particulares cedidos por asociados.

Pero sus dirigentes conducían el club, guardando meticulosamente las formalidades legales, estatuarias y protocolares de relaciones públicas con otras instituciones.

También una inmaculada administración financiera de la que hoy mismo, 43 años después, sería posible rendir cuentas con los comprobantes a la vista.

Comparado con el otorgado a otras instituciones locales, el apoyo oficial recibido en lo económico, fue insignificante. Nunca alcanzó a cubrir los gastos de eventos populares que realizábamos e indefectiblemente los asociados terminábamos completando de nuestros magros bolsillos el saldo de las erogaciones.

En la Comisión Directiva formaron parte vecinos de otras filiaciones políticas que nunca manifestaron desacuerdo, ni aún en el mayor acto que realizó políticamente el Club que fue el envío de una corona floral, al busto de Evita recientemente fallecida, acto protocolar que cumplieron todas las otras instituciones de la época, pero que tal vez porque de nuestra parte era expresión de pesar sincero, sólo a nuestro club le fue después recriminado.

1955 “Deben sé lo gorila, debensé” Llega la Revolución Libertadora

Al amparo de fuerzas militares que ocupan nuestra ciudad, se produce un período de manifestaciones tumultuosas, de revanchismo político, se arrastra el busto de Eva Perón por las calles céntricas, se arrancan placas y símbolos del “régimen depuesto”.

Se forman “comisiones investigadoras”, constituidas en tribunales inapelables. Se destituyen funcionarios públicos, hay reacomodamientos de otros que hasta el día anterior hacían tal ostentación de obsecuencia que nos repugnaba a los mismos simpatizantes sinceros.

Con la llegada de “la libertad” quedan prohibidos los partidos políticos.

Como a tantas otras entidades, las autoridades militares “interdictan” al Club Atenas guiados por informes de “Los comandos civiles revolucionarios” locales que lo caracterizan como: “grupo de elementos del régimen depuesto que encabezaba el tirano del apellido de la palabra prohibida”

Los recordados bailes populares de Atenas son descriptos como: “las orgías que en el Palacio Municipal efectuaban los esbirros del tiranuelo local”.

Tres miembros poco importantes del club -Vicente Góngora, Héctor Vásquez (ya fallecidos ambos), y Osvaldo Furlani, que sobrevive para relatarlo, son detenidos públicamente, esposados, introducidos en dos automóviles facilitados a la policía y manejados por dos “caracterizados vecinos” ante los aplausos de una “selecta multitud” de la “ciudadanía democrática” congregada frente a la comisaría local, para presenciar el traslado de estos “secuaces de la tiranía” con rumbo desconocido, a disposición de la marina de guerra.

Se tronchaba así la institución que estaba en continuo crecimiento, y acababa de adquirir su campo de deportes, se desperdigaron sus pertenencias, no se le otorgó la Personería Jurídica que estaba en trámite y se creyó amedrentar a sus integrantes.

El sector popular que le daba sustento se vio sumergido en el deterioro económico, agregado a la pérdida de sus derechos, laborarles, sociales, civiles y algunos de sus deportistas, más asustados o más oportunistas, renegaron de la institución de sus orígenes.

1957: Duros de morir

La Revolución Libertadora “graciosamente” se digna a devolver los derechos constitucionales, con la sola excepción de los derechos políticos del partido mayoritario que sigue prohibido (casi el 80% de la ciudadanía).

Según una de esas frases hechas, que tanto suelen emplearse: “el argentino es un pueblo sin memoria”.

Pero los intelectuales que la pensaron, no saben que el pueblo sobre esto, hace rato que expresó su sabiduría, por boca de su poeta máximo, José Hernández, en “Martín Fierro”:

Es la memoria un gran don
Calidad muy meritoria
Y aquellos que en esta historia
Sospechen que les doy palo
Sepan que olvidar lo malo
También es tener memoria.

Así que olvidando agravios y perjuicios, una vez más se reúnen, según una descolorida “Acta Nº 31” del 7-6-1957, en el salón cedido por el legendario Francisco Calvo, los asociados del Club Atenas: Enrique Alfonsín, Vicente Góngora, Norberto Furlani, Oscar Ezquiroz, Osvaldo Furlani, Roberto Prandini, Domingo Palermo, Rubén “Zafarrancho” Pereyra, Julio Lleral, Héctor “Agüita” Juárez, Héctor Roteta, Héctor Abraham, Juan Carlos Lozano, Osvaldo Pedone y Luis Zurita, para formar una comisión provisoria, a fin de reconstituir el club.

Retomar contacto con la Liga de Fútbol, recobrar muebles y útiles dispersos, reclamar el ring y elementos de boxeo propiedad del club que están en una institución ajena, correr el alambrado del campo de deportes que estaba ocupado por extraños, organizar un baile, rifar la bicicleta donada por Prandini y citar a Asamblea Extraordinaria para rendir balance y elegir la Comisión Definitiva.

El 12 de Octubre, Gran Baile Popular, conmemorando el 7º Aniversario. Se hace en el “Hotel Los Pirineos”, cedido por el socio Vicente Pirossi, y la Asamblea en el mismo salón aprueba el Balance de la Institución resucitada, con un saldo de $17.232, y elige la Comisión Definitiva:

Presidente: Santiago Thevenón, Vicepresidente: Roberto Prandini Secretario: Néstor Yarú, Prosecretario: Vicente Góngora, Tesorero: Alfredo Estabillo, Protesorero: Rubén Pereyra, Vocales: Alberto Benitez, Juan Carlos Luro, Alejandro “Pililo” Adala, Domingo Palermo, Héctor Roteta, Héctor Juarez, Martin Ciancaglini y Juan Carlos Losano. Revisores de Cuentas: Norberto Furlani y Osvaldo Furlani.

Se designa a Julio Lleral para concretar una entrevista con el Sr. Intendente Municipal, ingeniero Juan Iroulart, a fin de conseguir cooperación municipal para diversos trámites y asesoramientos.

Se encomienda a Enrique Alfonsín y Norberto Furlani lo pertinente al título de propiedad de los terrenos. A Osvaldo Furlani para dar información a la prensa. Se mantiene el estado permanente de Asamblea a fin de admitir a los ex socios que quieran incorporarse.

Estuvieron presentes o se incorporaron después: Luis Zurita, Domingo Palermo, Julio Lleral, Enrique Alfonsín, Mario García, Isidro Irrazabal, Norberto Furlani, Raúl Ducos, Fermín Catalino, Celestino García, Néstor Yarú, Pablo Serra, Tito Juárez, Roberto Zubeldía, Osvaldo Furlani, Ciriaco Irrazabal, Enriqueta Medina de Irrazabal, Héctor Raúl Juárez, Alfredo Estabillo, Armando Blanco, Martín Ciancaglini, Baltasar Virgilio Ríos, Héctor Roteta y Juan Carlos Luro.

Durante el tiempo que duró la Asamblea Permanente se concretó la entrevista con el señor Intendente Iroulart, concurriendo por el club, Lleral, Alfonsín, Zurita y hermanos Furlani.

Se acordó ad-referéndum de la Asamblea de levantar un barrio de viviendas, sin perjuicio de que lo obtenido por la venta de los lotes se done a instituciones benéficas.

Días después comunicó el Intendente que en la ciudad de La Plata, había iniciado el trámite de levantar la interdicción con buenas perspectivas.

Mientras tanto, Luis Zurita y Osvaldo Furlani, en su doble carácter de miembros de Atenas y representantes gremiales de Obreros Panaderos y Rurales y Estibadores, respectivamente, y en unión con Delegados de la Sociedad Empleados de Comercio, Antonio Massa y José Cernuda, asistieron a una Asamblea Popular que se llevó a efecto en el Sindicato de Estibadores, para difundir un plan de préstamos mínimos para la vivienda familiar del Banco de la Provincia de Bs. As. cuyo gerente ofreció el apoyo si se concretaba la iniciativa del barrio. En efecto, se propone que el Club done su propiedad para levantarlo.

Para esto la Asamblea aprueba lo siguiente, como el último acto antes de disolverse: Nombra la Comisión Liquidadora del ex Club Atenas, compuesta por:
Presidente: Luis Zurita
Secretario: Osvaldo Furlani
Secretario de Actas: Néstor Yarú
Vocales: Enrique Alfonsín, Norberto Furlani, Domingo Palermo y Julio Lleral.
Se le da amplios poderes para llevar adelante el proyecto, sujetándose a los siguientes requisitos:
a) que los lotes se adjudiquen a obreros, empleados o personas de modestos recursos a precios de estímulo y con las facilidades mayores para su pago.
b) que lo recaudado en este concepto se distribuya entre las siguientes instituciones:
• 50% Hospital Elicagaray
• 25% Hogar de Ancianos
• 25% Biblioteca Bernardino Rivadavia
c) si fuera necesario rematar un lote al mejor postor para financiar gastos de escrituración, planos, acondicionamiento, etc. Si quedara algo se distribuirá en la misma proporción que fija el punto b.
d) el barrio que se construyera deberá denominarse “Atenas” como recuerdo de la extinguida entidad.
e) Se podrá recabar colaboración de autoridades, bancos, sindicatos, instituciones, etc. cuidando de no dar cariz político al proyecto.

El 3/8/64 se reúne la Comisión Liquidadora en el Sindicato de Estibadores con la sola ausencia de D. Palermo por enfermedad.

Telefónicamente se solicita la presencia en la reunión del Sr. Intendente Iroulart. Minutos después éste se hace presente y expresa que sus gestiones en La Plata tuvieron éxito, dando lectura el secretario de Actas Yarú el dictamen de Dirección de Hidráulica levantando la interdicción de la manzana:

Dice el Sr. Intendente que se entrevistó con el Sr. Vellano, dueño anterior quien no tendrá inconveniente en escriturar. Se agradece al Intendente tan exitosas gestiones y luego de debate se decide que Alfonsín y N. Furlani entrevisten al escribano, Sr. Shortrede, a fin de que ejecute el boleto de compra-venta. Se resuelve rematar un lote, para gastos de escrituración y tener un promedio del valor de la tierra.

Se remite nota al Poder Ejecutivo Municipal para que obtenga del Honorable Concejo Deliberante condonación de tasas, apoyo, y que designe la manzana como “Barrio Atenas”.

El 28/5/1965 en el domicilio de Domingo Palermo se reúne la Comisión Liquidadora faltando sólo Julio Lleral. Se da cuenta de una comunicación del H. Concejo Deliberante con copia de resolución del Cuerpo eximiendo impuestos del Club.

Se da cuenta que el Sr. Intendente Iroulart, Zurita, O. Furlani y Alfonsín se trasladaron a Tres Arroyos donde entrevistaron al Ministro de Obras Públicas de la Pcia. de Buenos Aires Sr. Rudi y al Director de la Vivienda, obtuvieron la promesa de dichas autoridades de construir en la manzana de Atenas viviendas por el sistema “Atempam” para lo que había que donar el terreno al Instituto de la Vivienda, lo que se realizó con la condición que se levante un mínimo de 20 casas.

El 1/6/65 en el Palacio Municipal se constituye la Comisión Liquidadora de Atenas en pleno con la sola ausencia del vocal Lleral. Son recibidos por el Sr. Intendente Ingeniero Iroulart y secretario Dr. Blas Román. Se pasa a considerar la concreción del Barrio.

Informa el Sr. Intendente que tiempo atrás recibió visita de funcionarios del Instituto de la Vivienda que inspeccionaron la manzana de Atenas y otros terrenos. Expresa a continuación el secretario de Atenas, Furlani que de lo dicho se desprende la impresión de que es poco probable que el Instituto usara la manzana. Responde el Intendente que aunque no lo descartaron podría darse la posibilidad que se eligieran otros lugares aunque hubiera que comprarlos a sus dueños.

La comisión reiteró su apoyo para que la obra se realice en un lado o en otro, pero aclarando que de no efectuarse en sus lotes, quedaba libre de todo compromiso de donar las tierras al instituto y procedería a concretar los fines de su mandato por los medios que creyera más idóneos.

Se acordó con la comuna para el caso de desechado el primer plan se realizara cualquier otro similar. Preguntó el vocal Alfonsín si no se podía ganar tiempo tomando el Municipio las tareas de nivelación, apertura de calles, etc. Expresó el Ingeniero Iroulart que entendía que no habría dificultad, informó también que el Sr. Vellano prometió para junio venir a firmar la escritura.

Se agradeció a las autoridades sus gestiones y acto seguido se retiró la Comisión a seguir deliberando en el local del bar Palace.

Se resolvió tener un compás de espera aguardando la decisión del Instituto de la Vivienda; mientras proseguir los esfuerzos para escriturar y lograr la mejor urbanización de los lotes.

Otra vez sopa. Nueva ruptura institucional en el país. Ahora “Onganiato”.

Tras largo silencio de radio el 14/8/67, el Departamento Ejecutivo con la firma de Heriberto Iranzi y Jorge Raúl Arambillet, nos dirige una nota solicitando la donación de nuestra manzana, pues dice que levantará 20 viviendas para 1968, por el Plan “Provincia y Municipios” y le es imprescindible tener el dominio inscripto a nombre del municipio.

Se contesta que en principio se aceptaría, pero se pide una Audiencia pues la Comisión Liquidadora tiene requisitos imperativos para dar cumplimiento a su mandato.

Tras nuevas tramitaciones se arriba a un Convenio, cuyas cláusulas contemplan todas las aspiraciones de la Comisión Liquidadora, del que se labran 3 ejemplares, uno en nuestro poder, donde la Municipalidad, bajo firma de Intendente y Secretario toma a su cargo el terreno, para cumplir el compromiso acordado.

Hemos arribado al año 2004 y no solo la Municipalidad no cumplió hasta ahora una sola de las condiciones, ni aún la para ella menos gravosa y para nosotros moralmente más importante: el nombre del Club Atenas, levantándose en el predio actualmente un cartel que lo denomina “Tantanakuy”.

Otras actividades:

  • Ciclismo en Atenas
    Oficial Elfio Brignoni (después Jefe de la Policía de la Pcia. de Bs. As.) fue vicepresidente. Como delegado del club ante la F.E.C.S.Y.D.A. acompañó a la Capital Federal a nuestros ciclistas que habían logrado ser finalistas del gran premio “Silvio Inocenti”. De los $500 que le dio el club, a su regreso devolvió a Tesorería $300. Con $200 se arreglaron para pasajes de ida y vuelta, traslado de bicicletas, estadía, etc. y fueron distinguidos por su conducta deportiva intachable, si bien no pudieron triunfar.
    Algunos ciclistas: Hipólito Leandro Zapata (realizó la Prueba de Permanencia en bicicleta en la Avda. Belgrano, que hizo época, reuniendo una multitud, día y noche). Felipe Melo, Arnaldo Melo, Cacho Durante, A. Durante, Martín Ciancaglini, etc. A Cacho Álvarez el club lo envió a correr a la ciudad de Catamarca.
    Formaron parte de la Subcomisión de Ciclismo: José Crescimbeni (H), Adolfo Premezzi, Roberto Prandini, Roque Vitola, Zoilo Martella, Alejandro Adala, Raúl Rímoli.
  • Para los niños se realizaban carreras de autitos a pedal con premios de juguetes y golosinas y matinée gratis en el Cine Coliseo.
  • En Boxeo, dirigidos por Ramón Orellana Goyer, fue famoso “Kid Tarato” (Héctor Benavides).
  • Veladas teatrales organizadas por Alfredo Estabillo con aficionados locales.
  • Concursos de palabras cruzadas.
  • Atletismo
  • Maratones, jabalina, disco y bala; auspiciaban atletas locales a competir a otras localidades
  • Los carnavales de 1954: Corso y bailes en la Terraza Municipal
    Actúo el cantor de tangos Ángel Vargas. Vino el conjunto de DiSarli (estrenó en Atenas el tango “Arriba Pascualito” motivado por el título mundial de Boxeo de Pascual Pérez ante el japonés Shiray).
  • Invitados por Independencia, presentamos un equipo para competir en el primer campeonato de Básquetbol que se jugó en Chaves (vistieron las casacas de Atenas, entre otros, Oscar Ezquiros y Juan Schiffini)
  • Se presentó el equipo de Educación Física de la Escuela Técnica de Tres Arroyos en el Cine Coliseo, gratuitamente para todo el público.

Nombres de socios que pudimos rescatar de documentos y memoria:

Faltan muchísimos, casi todas las damas, es casi imposible tantos años después, pedimos disculpas.

Los 10 fundadores: (Acta Nº 1 de fundación el 1º de Octubre de 1951, en un saloncito de la calle General Paz que nos prestó un inmigrante italiano recién llegado: el sastre Gabriel) Luis Zurita, Juan Gabino Atairo, Osvaldo Furlani, Carlos Freidiaz, Humberto “Mocho” Boriosi, Mario García, Julio Elías Catub, Ramón “Tito” Juárez, Isidro “Chirola” Irrazabal y Norberto Furlani. Son también su primera Comisión.

Los dos primeros adherentes: Raúl Ducós y Ramón Orellana Goyer (se ofrece gratis como masajista y promotor de boxeo del club).

Después, sin orden cronológico y excluyendo los nombrados en otras partes: Alberto Pegge, su esposa e hija, y su hijo (miembro del equipo de fútbol), un hermano de Palermo, Armando Gándara, Flavio Maglione, Rubén Cuestas, Aurelio Dimartino, Juan Villoldo, Hilda Saenz de Palermo, Jorge Harkan, Benicio Frias, Néstor Rodríguez, Armando Menéndez, Humberto Balón, Carlos García, Aníbal “Rulo” García, Eduardo Loyola, Rebollini, Reinaldo Menéndez, Roberto Saide, Américo Matrelle, Leopoldo Carnota, Antonio La Canale, Roque Pilla, Nicolás Algañaráz, Horacio Lhomy, Rodindolfo Cejas, Néstor Montes, Segunda Reynoso de Zurita, María del Carmen Zurita, Delfor Pereyra, Edmundo Di Marco, Juan Carlos Durante, Carlos Nintzel, Marcelo Diez, José Domingo Colonna, José María Plá, Juan Epherra, Domingo Di Marco, Alí Bermejo, Néstor Cabrera, Jesús Ciancaglini, Dardo Baldovino, Julián González del Campo, Ebar José García, E. Pacheco, Juan Frígoli, Rodolfo Lacanal, Oscar Maglione, Osvaldo Bustos, Mario A. Tano, Adolfo Negreiro, Sebastián Bellucci, Hernán Cepeda, Juan Vitola, Adalberto Tierno, Domingo Yanunzzio, José Antonio Menna, Miriam Suria, Blanca Aranzabe, Elsa René Leguizamón, Julián Musa, Tano Odol Piero, Norberto Lucea, Carlos Omar González, Gilberto Orellano, Nélida Montes, Héctor Álvarez, Ismael Tavieres, Antonio Saenz, Oscar A. Mendos, Américo Alesandrini, Raúl Edgardo Amado, Carlos A. Bravo, Federico Blanco, Emilio A. Colonna, Daniel N. Cepeda, José Correa, Marcelino P. Carrera, Elida Figueroa, Primitiva Herrera, Pedro D. Melo, Rodolfo Michiels, Jacinto Montes, Lolo Lleral, Omar A. Lozano, Adolfo V. Jara, Oscar Gandarias, Osvaldo H. García, Enrique Villar, Ángel Solfa, Nicéforo Rodríguez, Pedro Pablo Miranda, José Pedone, Tomas Duplatt, Modesta Vásquez, Máxima Suárez de Vásquez, Antonio Almeida, Rubén Bizcar, Isidro Aran, Roberto Paciarotti, Victoriano Milla, Santiago Piuci, Eduardo Armesto, Osvaldo Collivignarelli, Josefa Continelli, Mercedes S. V. de Rebollo, Luisa Carmen Barragán, Juan Rossini, Federico Rossini, Carina Ibarra, Estela B. de Rossini, Carmen M. de Rossini, Alberto Menna, Víctor Di Marco, Omar Tudor, Julio Ricardo, Juan Nintzel, Néstor Sanz, Reinaldo Pascucci, Rubén Arbulo, Santiago O. Casco, Badi Gerges, Emir Valbuena, Miguel Fortunato, Delfor Pereyra, Rolando Álvarez, Julio Jorge, César Ramírez, y para finalizar, sin agotar la nómina, Pablo Gómez, estibador ambulante, proveniente de Las Flores, quien auspiciado por Atenas realizó con mas de 60 años de edad un récord de permanencia caminando en la Avda. Belgrano, durante 3 días y noches, congregando una multitud de público que lo alentaba.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *