La escuela que llegó en carreta

Don Gilberto viajó una vez más a España, donde se casó con doña Rita Fernández y nacieron sus dos hijos mayores. Regresaron todos a Bahía, participando en la construcción del Puerto Militar en Punta Alta, donde nació mi madre, y después al enterarse de la reciente fundación de nuestro pueblo, regresó aquí con toda su familia, llegado en 1911, a tiempo para participar con su oficio de constructor, que enseño a sus muchos hijos, en la edificación de la población naciente, con en el movimiento por la Autonomía, ser uno de los fundadores de la Sociedad Española local, la Biblioteca Rivadavia y el desaparecido Club San Martín que se fusionó con el Club Social.

Doña Doraciana del Campo de González Hacia 1914, su madre, la antigua maestra, vino a visitar a sus descendientes, y recibió el saludo de varios de sus alumnos sobrevivientes, entre ellos el señor don Pedro Iroulart y la abuela del Sr. Pitencel (ya fallecidos).

Don Francisco, el maestro, fue autor de un libro de enseñanza escolar. Su ejemplar último, ya agotada la edición, lo conservaba el hace poco fallecido maestro español don Marcelo Diez, ex secretario municipal chavense y periodista de la antigua “Tribuna Chavense”.

Ya anciano, los maestros González Del Campo quisieron morir en su patria junto a su hermano, y allí descansan. Tuvieron 12 hijos.

Doña Doraciana era hija del maestro Gaspar del Campo (1829-1881), artista constructor, autodidacta, nacido en Carrión de los Condes, Palencia, como sus hijos.

Basado en tradición oral familiar directa.

Y las siguientes fuentes documentales:

“Bibliografía del Maestro Gaspar del Campo “por Ricardo Becerro, publicada por “La Voz de Palencia” el 6/03/1881.

“A mi querida Hermana”, de Julio del Campo. Elegía Fúnebre. Imprenta Moderna. León, España.

Biografía del escultor Julio del Campo. Manuscrito inédito de Gilberto G. del Campo (en mi poder).

Album de Gonzales Chaves y su partido (1929).

“La Argentina y sus grandezas” Vicente Blasco Ibáñez (1910).

One thought on “La escuela que llegó en carreta

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *