La tapera de Sabino

En muchos relatos de expediciones y viajes se dice que el camino pasaba por “las puntas” del Pescado Castigado, Puntas del Cristiano Muerto y Puntas de los Tres Arroyos, siendo cada uno de estos lugares una parada y estando todos en el actual Partido de Adolfo Gonzales Chaves.

Después ya fue camino de postas y modernamente la Ruta 3, desde San Antonio de Iraola hasta Tres Arroyos, se superpone, entrecruza y sigue paralelamente a poca distancia al viejo camino.

Antes de su fundación, el Fortín citado, que en determinado momento tuvo una dotación de 280 efectivos, fue la parada conocida por Puntas de los Tres Arroyos, pero vemos que entre 1857 y 1861, en sus cercanías hubo un poblador enfiteuta de nombre Manuel Sabino, que en el plano de 1862 ya no figura y suponemos que la tapera de su población dio el nombre al Paraje y después al Fortín.

Haga click aca para imprimir el mapa.

Consultando los planos publicados en “Historia del Partido de Tres Arroyos”, de Carmen Eires y María Elena Pérez Vassolo, vemos que en la parte de nuestro partido y en este paraje, fueron enfiteutas: Ramón Ansó hasta 1857, luego Leonardo Pereira (lo adquiere en 1872).

Su lindero al Sur era en 1835, Ignacio de las Carreras, transferido en 1859, dividido entre Juana Casares de Orellana (que tal vez dio el nombre al arroyo Orellana) y Manuel Sabino, cuya tapera supongo origina el nombre del Paraje.

Al Este, Leonardo Pereira lindaba con José de Elizalde (antes Valerio Sánchez en 1835) y Orellana y Sabino por este lado tenían de vecino al antiguo poblador don Benigno Macias (primera autoridad del Partido de Tres Arroyos, compartida con don Samuel Rosetti). El campo de Macias, que en el 35 había sido de Juan José Pondal, contenía parte de la actual ciudad de Gonzales Chaves, y en el 67 lo reemplaza Benito Machado (siempre donde hoy es nuestra ciudad), en esa época ya partido de Tres Arroyos.

El lindero en Benito Juárez era “El Bagual” de Lucio Ballester. Corría el límite por las actuales Avenidas Carricart y San Martín. El actual propietario de “El Bagual”, mi cordial amigo Eugenio Ballester, me comunicó hace tiempo una interesante anécdota referente al viejo gaucho Macías, quien como quien dice “me voy hasta la esquina y vuelvo”, solía despedirse de los antepasados de Eugenio diciendo “me voy para los “Carueses””, y salía cortando campo con su tropilla, como si tal, con los peligros del desierto y se internaba por meses a adquirir caballos en negociaciones con los indios.

Suponemos que después de Benito Machado, debe haber adquirido este campo don José de Elizalde, a cuya liquidación por el primitivo Banco de la Provincia lo adquirió a su vez don Adolfo Gonzales Chaves, según lo comunicado por el extinto don Adolfo (nieto homónimo) en oportunidad que la desaparecida Comisión de Historia de este Partido (que tuve el honor de presidir) designó al anciano caballero representante por nuestro Partido al Congreso de Historia de los Pueblos de la Provincia de Buenos Aires.

Pasaremos ahora a considerar el Plano de la estancia “La Etelvina”, que en 1879 confeccionó para Adolfo Gonzales Chaves, Vicente M. Sousa (duplicado 40), que obtuvo la ex – Comisión de Historia en Junio de 1970 autenticado por don José María Prado, Jefe Asesor de Investigaciones Históricas y Cartografía de la Dirección de Geodesia de la Provincia de Buenos Aires.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *