Teléfono

¡Ni don Juan podía!
Sirio libanés, gran amigo de un español que venía a charlar a su negocio y a chacotear. Por consejo del hispano, viajó a Tandil a comprar mercadería al por mayor, y a divertirse un poco.
Estuvo una semana y fue a un circo, causándole admiración la actuación de un mono amaestrado.
De vuelta en Chaves, el sirio, que a instancias del español había instalado el teléfono, al que todavía no “dominaba” mucho, ansioso por contarle la función, alzó el tubo, y sin pedir número, dijo:
– Amigo, venga que la precisa.
Justo entraba el otro al negocio en ese momento, y al verlo soltó el tubo sorprendido, y exclamó:
– Como la hizo bara llegar tan bronto!
– A que no majina que la vio al Tandil… adivina…. ¡Que bajaro seria! Tene mano como bersona. Tene culo pelado. Sube al balo, baja al balo. Hace birueta… ¡cosa bara la risa! ¡Ni Juan Carricart con toda su blata buede hacer lo mismo!
Haga su pedido por teléfono
– ¡Hola! ¿Ferretería La Vencedora?
Te estano parlando don Pietro al telefano. Mandame súbito, lo repuesto per la cusechadora, propiamente como cuesto que te mostro in mano
Instrucciones para su uso:
– Pero si es muy fácil…
Das güelta la manijita, y esperá que te hola…
Y en cuanti te hola… ¡holele vos, vieja!
Un mal entendido
– ¡Hola! ¿Chaves me escucha?
– ¿Quien habla?
– Pedro Vivas, de Ochandio.
– ¿Cómo? ¿Quien?
– Vivas, Ochandio!
– ¿Que dice? ¡No le oigo!
– Vivas, Ochandio
– ¡Viva Chaves, carajo, que les hicimos 3 goles!!
El teléfono de don Cáceres Yarú
Éste era un sirio, que en los albores del pueblo, tenía su despacho de bebidas en los aledaños, “pal lao del criadero de Moronell”.
A veces se le ponían bravos los parroquianos.. carreros, matarifes, compadres de pelo en pecho, y algunos “guapos”.
Cuando las cosas amagaban pasar a mayores, don Yarú emplazaba a los pendencieros:
-ahora la habla a la bulecia! – y pasando a la trastienda, hacía sonar su despertador, y decía fuerte:
-Por favor, déme con el comisario.
Cuando volvía al despacho: ¡No quedaba ninguno!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *