Archivos secretos 5

En noviembre de 1971 el ex Centro Permanente de Historia, designó a la señorita Blanca Palermo, para recoger sus testimonios, a los que se prestó amablemente don Freidiaz.

Ya abocada “Chaverías” en redactar este tardío homenaje que nuestra comunidad le debe, mi viejo amigo Carlitos Freidíaz me arrimó una reliquia invalorable:
El cuaderno donde su padre guardaba los recuerdos y fotografías de sus conjuntos artísticos y compañeros de actuación, recortes periodísticos de las giras, cartas, sus composiciones impresas con su nombre artístico “Viejo Díaz”, otras manuscritas, los permisos policiales de diversas comisarías, necesarios en la época en que un portador de guitarra se consideraba “sospechoso” por mas payador que fuera.

Otros recortes muestran la curiosidad intelectual de su mente que se autoeducaba, pese a haber tenido escasa instrucción como era general en los nacidos en la campaña; guardaba noticias de hallazgos arqueológicos, naciones de Asia y Africa, el fallecimiento del poeta Almafuerte, etc.

De todas estas fuentes tomaremos el material, para formar estos recuerdos que presentamos respetuosamente al conocimiento de los actuales chaveros.

En el cuartel 16 del entonces partido de Tres Arroyos, en el “Campo de Canale”, nació don Eusebio Freidiaz un 21 de junio de 1891. Fueron sus progenitores don Marcos Freidiaz y doña Pastora Almada.

Llegó a Chaves en marzo de 1910.

El 20 de enero de 1920 contrajo enlace con doña Angela Medina.

Tuvieron 13 hijos, 6 mujeres y 7 varones, de los que para noviembre de 1971 declaró haber “cosechado” 47 nietos y 27 bisnietos “hasta ahora”.

Sus primeras salidas como cultor del arte nativo las realizó con el famoso payador dorreguense don Luis Acosta García (el autor del tango “Dios te salve mi hijo”).

Una ocasión actuaron juntos durante un mes, en el famoso “Recreo La Querencia”, de don Juan Morano.

Solían cantar en los trenes de pasajeros, ida y vuelta hasta Tandil. En el año 1932 formó un conjunto folclórico con sus hijos, Raúl y Omar (“el Ruso” y “el Toro”) cantando y tocando la guitarra los tres. Este conjunto se llamaba “Los criollitos”.

Tiempo después se unió al trío un señor llamado Cirilo Santillán. Este señor le enseñó a Omar (“el Toro”) a zapatear el malambo.

El año 1939 formó conjunto musical con el payador Modesto Martínez, nativo de Olavarría, todas las canciones que interpretaban eran de su propia letra.

En 1950, por razones de una enfermedad, debió abandonar su trayectoria como músico, pero siguió escribiendo poemas, poesías y canciones.

Otros datos que “Viejo Díaz” suministró al Centro de Historia”:
Cuando llegó a Chaves, en 1910, la casa de comercio “La Vencedora”, que hasta entonces había sido de chapa, la estaban construyendo de material.

En una esquina “haciendo cruz” con donde fue el vivero municipal (hoy barrio de viviendas) había un rancho largo de barro, utilizado como destacamento policial.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *