Archivos Secretos 4

Todo  está contaminado,
La vida,  la inteligencia,
Y ruedan en la indecencia
Los sentimientos de amor.
Está corrompido el aire,
Que trae al corre el viento,
Va perdiendo hasta el sustento
La sensación del sabor.Está corrompido todo:
La voz, el alma, la mente,
Es asfixiante el ambiente
Que absorbe y respira el ser.
Lo que se oye, lo que se habla,
Lo que se bebe y se mira,
Cuanto en la vida se aspira
Y se alcanza a poseer.El cine, el teatro, que fueron
Del arte el alma, la aureola,
Hoy son sueños de amapola,
Todo un opio cerebral.La prensa, que simboliza
Del númen la quinta esencia,
Es un héroe en penitencia
De hinojos al pie del mal.¿Qué puede esperarse en donde
de un joven adolescente
surge un torvo delincuente
que mata para robar;
donde la madre estrangula
el cuello de un inocente,
donde un padre, impunemente,
arrasa con el hogar?Donde se burla la ley
Con un descaro inaudito
Y anula un rojo delito
La pluma del defensor.
Donde un hosco depravado
Estupra a una criatura
Y viola la honra mas pura
Sin un rasgo de temor. »
Donde en alta voz se niega
Lo que en alta voz se afirma,
Se falsifica una firma,
Que despoja una heredad.
Donde rompe la familia
Con el secular consorcio
Y rueda en pleno divorcio
Hacia la incestuosidad.El hombre no se conforma
Con sus esfuerzos humanos,
Que es lo que le dan sus manos
Y le produce el saber.
El hombre es un ser discorde,
Tiene instintos de avaricia,
Espíritu de codicia
Y alma para un mal hacer.Sólo existe una esperanza
En el cerril desaliño
Y esa esperanza es el niño.
El niño nos salvará,
Porque el niño es como el cable
En el naufragio inminente
De esta humanidad mugiente
Que al profundo abismo va.Avancemos nuevamente
Por el estoico camino
Que el inmortal peregrino
Sembró de paz y de amor.
Reencarnemos la semilla.
En la testa de la infancia,
Que a través de la distancia
Sembró el Cristo Redentor.Cuando la niñez del mundo,
Por el bien y para el bien,
Sin preguntar para quién
Preste solidaridad,
Será el hombre del futuro
Más humano, más hermano.
El reflejo soberano
De la real humanidad.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *