Archivos Secretos 4

Don Promesa y Juan Preciso(*)

Don Político Promesa
Se encontró con Juan Preciso,
Y Promesa de improviso
Le dijo –Qué tal, qué tal;
Y Juan Preciso repuso,
Con un gesto de ironía,
-con la barriga vacía,
sin trabajo y sin un rial.-sin trabajo, ¡Qué injusticia!
Y yo aquí anónimamente
Regalo modestamente
Un empleo semanal.¿Quiere trabajar ya mismo?
Contésteme sin tropiezo,
Ganando trescientos pesos
De empleado municipal…-si pudiera, ¡cómo no!
-cuente con mi garantía;
venga el martes, no es mal día;
venga el jueves.  Y así fue.
Y le dijo el intendente:
-no firmo su nombramiento
y yo me puse violento
y en alta voz lo increpé.Preciso agregó: -Lamento
Que usted por cumplir conmigo.
Rompiera con un amigo
De un mérito superior.
-yo soy criollo, amigo mío,
y ese proceder impropio
me ha herido en el amor propio,
y al fin de todo es mejor.

Iba con trescientos pesos
Pero desde hoy tenga en cuenta,
Va con trescientos cincuenta
En un puesto superior;
Porque el Director de Aduana,
Dentro de su cometido,
Nombrarle me ha prometido,
Creo que de subinspector. »

-¿Y cuando vuelvo?, insistió
Preciso, con todo ahínco.
-vuelva el dos, no; vuelva el cinco.
Y el cinco el hombre volvió,
Y le dijo: -Hoy he tenido
Otra gresca soberana
Con el Director de Aduana
Porque no me lo nombró.-Búsqueme una ocupación
de menor categoría.
-¡Nunca! ¡Nunca! Eso sería
desmerecernos los dos.-Usted ve que mi calzado
está mostrando las grietas,
las que me hacen morisquetas
como diciéndome ¡adiós!-No se amedrente, amigazo,
pues tengo otras proposiciones
de quinientos patacones
en Yacimiento Fiscal.
Lo propuse en la Comuna
Con un sueldo de seiscientos
Y hoy ya gana setecientos
En un puesto nacional.-¿Cuándo vuelvo? –Mas o menos,
vuelva en la semana entrante,
que ya estará la vacante
que debe ocupar Usted.
Y Preciso, muy creído,
Vendió el reloj, los anillos,
Para el viaje y cigarrillos
Y las vueltas de café.

Volvió Preciso, y Promesa
Le hablo en tono inexorable:
-Mañana me bato a sable
y me bato por usted;
pues me respondió por nota
que usted era analfabeto,
y sobre tablas el reto
con mis padrinos le envié. »

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *