Archivos Secretos 4

EL Mesías se acerca

El obrero, el camarada
Hace siglos que vigila,
Divisando al redentor;
Redentor que nunca llega,
Porque lo busca por fuera,
Y el Redentor que él espera
Radica en su yo interior.Desde el yunque, del volante,
Del andamio y la mancera,
Por la larga carretera
De la máquina de hilar,
Divisa a los cuatro vientos
El esclavo del salario,
Al Mesías milenario
Que tanto tarda en llegar.El Mesías que tú aguardas,
A lo ancho, arriba y abajo,
Está en tu mismo trabajo,
En tu sola voluntad;
Lo tienes entre tus manos,
En tu sentimiento mismo,
Encerrado en tu egoísmo,
Añora su libertad.Tú que cotidianamente
Impulsas las maquinarias,
Y tus manos proletarias
Renuevan la producción;
El Mesías que reclamas
Contigo está en todo instante,
En tu brazo fecundante
Y en tu fraternal unión.

Si a ti te explota y te oprime
El Capital y el Estado,
Es porque no has encontrado
El Mesías en tu ser;
El día que lo descubras
En el andar de la vida,
Caerá quebrada y vencida
La injusticia del poder. »

Cuando venga a confortarme
El que ayer no me atendía,
Con la profunda alegría
De hallar un amigo en mí;
Y que sin lugar a dudas
Me ayunte a tu sentimiento
Con el real convencimiento
De hallar un hermano en ti.Cuando cantando y sonriente
Por el pan de cada día,
Partamos en compañía
A cumplir con el deber;
Y volvamos convencidos
De que hemos puesto de pleno
Lo que en tu ser hay de bueno
Y lo bueno de mi ser.Cuando encuentres en ti mismo
El hombre civilizado,
Y te sepas encumbrado
Para como hombre vivir;
Hermano en el yunque,
Abrigo en el desabrigo,
En todo instante el amigo
Justo para compartir.Cuando borres de la mente
El ¡quiero más! Y el orgullo,
Y sólo gastes lo tuyo,
Lo que es tuyo y nada más,
Y comprendas a conciencia,
En forma clara y genuina,
Que tu libertad termina
Donde empiezan las demás.

Justo es que tanto buscarte
Del alma en lo más adentro,
Llegues al feliz encuentro
De la libertad moral;
Te sentirás un ser libre
Dentro de la tiranía,
Y obraras con toda hombría
Por sobre del bien y el mal.

Osvaldo Furlani
Setiembre 2008

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *