La carnicería gremial – 1961

Introducción

Aunque de joven, supe ser un “mozo muy introducido”, ahora a esta edad, ya no soy muy idóneo para intentar introducción alguna.

Y si hace 10 años, a los 74, comencé la serie de “Chaverías”, con las “Reflexiones de un Charlatán”, hoy, a los 84, las titularía: “Reflexiones de un Viejo Choto”. Supongo que mi amigo Adolfo Gorosito opinaría más adecuado usar el eufemismo “viejo chocho”, y tendría razón.

Pero resulta que hace unos días, en la vía pública, un grupo de muchachitas, usando “la libertad” de que goza actualmente “la rama femenina” y haciéndose la gran farra me gritaron al unísono:

¡Viejo choto!¡Viejo choto! (Como se sabe, solo los viejos y los niños decimos la verdad).

En esto llegó mi vieja compañera, y más divertidos ambos que las mismas niñas, fingiendo terrible severidad, les amagamos un ataque, y con un “Ahora van a ver ¡Mocositas!” huyeron entre risitas y grititos.

Mirá, me dijo ella, esa rubiecita alta, me parece que fue alumna mía en el jardín de infantes.

Cargándola, le dije: ¡Linda educación le diste! pero al notarla algo afligida, le conté:

Lo que hacen estas nenas, que recién alcanzan esta “conquista” lo disfrutarán de adultos, como un recuerdo de adolescencia. Hace años, en Chaves, esto solo era privilegio de “los varoncitos”.

Pongan una mano sobre el corazón y confiesen, “varoncitos”, que tal vez hoy son respetables señores:

¿Qué chavero que se precie de tal, durante su infancia, no le gritó “¡Crítica! ¡Crítica!” y tuvo que salir en estampida, perseguido por el italiano don Olindo Lali (el Loco Crítica)?

Claro que si nos alcanzaba, no gozábamos de “inimputabilidad” como las niñas hoy. ¡Má qué derechos del niño! Olindo nos hubiera aleccionado con unas pedagógicas puteadas y una didáctica serie de patadas en el culo. “¡Van a aprender a rispetare! ¡Mazcalzoni!”

Por aquel entonces en La frutería de Nader (Avda. San Martín y Ameghino) se reunía un grupo de veteranos que sentados sobre cajones de fruta vacíos, convirtieron la vereda de esa esquina en mentidero político.

Después de discutir por enésima vez a quién adjudicarle la culpa de la explosión de la caldera de aquella trilladora, que dejó a Olindo (25 años antes) tullido, incursionaban en la “pulítica” europea.

Don Olindo era admirador de Benito Mussolini.

La discusión se hacía acalorada cuando haciéndose una escapada desde la panadería de enfrente, completaba el foro “el Gallego” González, panadero, sindicalista y republicano de tan intrincada dialéctica que dudo que él mismo se entendiera.

Pero como para la ingenuidad pueblerina, la palabra escrita de la prensa porteña era incuestionable, Olindo (aunque semi analfabeto) triunfaba en la polémica diciendo: ¡Cuesto que te digo, salió en La Crítica! (el diario de Botana).

Abusó tanto de este “arma secreta”, que al fin y al cabo ya no causaba efecto. Los otros le replicaban cuando exponía sus abstrusos argumentos: ¡Eso no está enLa Crítica!… y así se ganó el apodo de “El Loco Crítica”… Y mirá que los chaveritos de la época íbamos a perdernos la oportunidad de joda, por más educación autoritaria, catequesis e instrucción cívica que nos daban… ¡Si nos la dejaban picando!

Contando un caso similar en su espacio radial, me dijo festivamente Roché: ¡encima vos bajales línea a los pibes, como que les hace falta!

Tenía razón pero, ¿acaso yo hago demagogia para la pendejada?

¡Si ya el Papa Francisco les dijo que hagan lío!

Tal vez palpitándose como otro anterior viejo zorro argentino: “Si los dirigentes no marchamos a la cabeza de las masas, las masas marcharán con la cabeza de los dirigentes”.

Y con tanta digresión me cansé (cómo estarán mis lectores).

Lo que tenía que hacer era un breve pantallazo del mundo en el año 1961, me ahorraré el esfuerzo y ganaremos en claridad si hacemos las del “Loco Crítica” –usar la prensa porteña- transcribo una síntesis del desaparecido diario “La Razón”:
Un hombre fuera de la tierra. Lo que parecía una frase, y absurda, se convierte en realidad. El 12 de abril Yuri Gagarin se proyecta en un artefacto espacial soviético y da tres vueltas a la Tierra. Una proeza, que en horas, lo hace “amigo” del mundo y lo llena de gloria. La de ser, fundamentalmente, el PRIMER COSMONAUTA. Durante este mismo período tendrá seguidores: Shepard y Grisson, quienes alcanzan el espacio exterior, y en agosto, Titov, un ruso que no se cansa, da 17 vueltas. Mientras esto ocurre “afuera”, aquí, en la corteza terrestre, reina la guerra fría. Pese a que en Viena se dan la mano Kennedy y Khrushchev, los dos bloques siguen enfrentándose: Laos, Congo, Argelia, Berlín, Cuba y Santo Domingo son las piezas que más se mueven dentro del ya ajetreado tablero internacional. La calma la pide JUAN XXIII con una encíclica que causa sensación: la “MATER ET MAGISTRA”. A través de ella enuncia principios favorables a una “socialización” moderada, pero en libertad. China y Albania enfrentan ideológicamente a Rusia, en tanto el continente negro se estremece ante la muerte de Lumumba, al que convierten en mártir del “tercer mundo”. Eichmann es juzgado por la matanza de 6 millones de judíos y el generalísimo Trujillo, un vitalicio del Caribe, muere asesinado. Otra muerte, pero muy distinta, conmueve y hace dudar: la de Ernest Hemingway. Desaparece Hammarskjold en un accidente aéreo en el Congo, y un capitán se apodera del transatlántico Santa María, para molestar al modo de los piratas, a una de las dictaduras más viejas de Europa: la de Salazar. Con sus 88 años Bertrand Russel encabeza un movimiento de desobediencia civil en Londres protestando por el arribo de los cohetes Polaris a las bases británicas. El presidente Kennedy lanza un vasto plan, la Alianza para el Progreso, el que repercute en la reunión de Punta del Este, en donde se enfrentan el “Che” Guevara y Dillon. En Bolivia renuncia Lechin, y los germanos occidentales eligen otra vez a Adenauer. Crece el poderío atómico y hay protestas en todo el mundo por las radiaciones. Velazco Ibarra es derrocado en Ecuador, en tanto el birmano U Thant es designado secretario interino de la UN, “AMOR SIN BARRERAS” recibe el “Oscar” y “LA DOLCE VITA” triunfa en Cannes. Con los altibajos y dudas que presidieron el período anterior, la Argentina se prepara para las elecciones de gobernadores y legisladores nacionales y provinciales. El año político está ocupado por campañas, manteniéndose el clima de intrigas y una cada vez mayor participación en ellas de los sectores militares. En las elecciones de febrero Alfredo Palacios es elegido senador por la Capital y en marzo se produce una “crisis castrense” con la dimisión del general Toranzo Montero al cargo de comandante en Jefe del Ejército. Con marco entusiasta se recibe al presidente italiano Gronchi, quien durante una semana, en compañía de su esposa, recibe múltiples adhesiones. El 25 de Mayo se corre el Gran Premio Internacional de Turf, triunfando Arturo A, piloteado por Ireneo Leguisamo. Pronto el país recibirá el impacto de una tragedia mayor: en un mismo año TRES ACCIDENTES AEREOS. En San Benito de Palermo, el primero, con 23 muertos; en Cacharí, el segundo, con 67 víctimas, y, finalmente, el de Viracopos, que deja 52 cadáveres. Fallece Enrique Larreta y en la Exposición Rural se alcanzan cifras de astronomía. El gran campeón Aberdeen Angus se vende en 9 millones de pesos, en tanto que por un Shorthorn se pagan 2.050.000 pesos. Asombra e indigna el tráfico de estupefacientes que se descubre e la frontera con Bolivia, originándose un escándalo mayor en Salta por el mismo motivo. La pasta de campeón mostrada por Arturo A se ratifica al imponerse también en el Gran Premio Pellegrini, otra vez guiado por Leguisamo. El presidente Frondizi parte en un largo viaje por Oriente en busca de nuevos mercados, refirmando conceptos sobre los países subdesarrollados en el mundo. Avellaneda sigue orgullosa con su fútbol: esta vez es Racing quién se lleva el Campeonato. Un largo conflicto de los obreros ferroviarios concluye ante la mediación del cardenal Caggiano, quien logra superarlo luego de cinco difíciles días de tratativas. A las catástrofes aéreas se agrega, sobre el fin del año, una tragedia que ocurre en el barrio de Floresta. Se derrumban 7 pisos de un edificio de la calle San Blas y causan la muerte de 16 personas. Una ola de pesar e indignación estremece al país. Motivo: el desastre radica en los malos materiales usados y en lo improvisado de la construcción. “AUSTERIDAD” es una palabra de moda, pero los porteños no le hacen caso. En un año gastan 147 millones de pesos en teatro, 17 en boxeo, 1035 en las 193 salas de cine de la ciudad y en carreras de caballos, una suma que inspira más respeto: 1875 millones. Se analiza y determina que la Argentina está en el décimo lugar –aventajando a los Estados Unidos- Entre los países que tienen mayor número de médicos en relación con su población: uno por cada 760 de sus habitantes. Descienden en Ezeiza –junto con su delegación de 128 personas- el presidente FRONDIZI. Oriente ha quedado muy atrás y en la Casa Rosada lo esperan algunos problemas. UNA TONELADA DE PROBLEMAS.

El Dr. Oscar Allende (U.C.R.I.) gobernaba nuestra provincia y eran las autoridades chaveras:

Departamento Ejecutivo
Dr. Néstor Saul Etchevers, Intendente Municipal
Abraham Quarracino, Secretario Municipal
Ing. Juan A Iroulart, Jefe de O. Públicas

Departamento Deliberativo
Presidente…………………            Alberto P. Ducos
Vice-presidente 1°………..              Alfonso María Barducci
Vice-presidente 2°………..              Cosme Alfredo Corbal
Secretario………………….            Marciano Ramon Chacho

Bloque  concejales U.C.R.P.
Domingo Recari (hijo)  Presidente
Enrique J. Ochogavia
Saúl H. Goicoa
José A. Prieto
Pedro O. Ríos
Bloque concejales U.C.R.I.
Ramón Goñi (presidente)
Alberto P. Ducos
Alfonso María Barducci
Cosme Alfredo Corbal
Ángel P. Soldavini
Roberto A. Corte
Benjamín Rago

Estábamos en Chaves, recuperándonos de la dictadura de Aramburu y Rojas, “La Libertadora”, transitando una curiosa democracia “pequeño burguesa” que admitía a los colaboradores del agotado gobierno “de facto”.

No sin razón, decía el “Chato” Flores: –Los partidos están pelechando como víbora en primavera, pero aunque “cambean el cuero”, siempre es la misma víbora.

Al proscripto Peronismo local le habían sobrado votos para darle el triunfo a la Unión Cívica Radical Intransigente (pacto Perón-Frondizi).

Otros peronistas votaron por indicación del joven Verino R. Prandini, que resucitó una combativa “Juventud Laborista”. Y hasta alcanzaron los votos para que los “peronachos” recalcitrantes expresáramos nuestra protesta, con más de un millar de votos en blanco: “La Nevada”.

También era activa la rama más derechista de los radicales: con su nueva sigla U.C.R. del P. (Unión Cívica Radical del Pueblo), se repartieron el Consejo Deliberante conla U.C.R.I., aunque algunas de sus figuras; Enrique Iranzi y “Coco” Arambillet -interventor municipal y secretario durante la dictadura-, perdieron por eso su patente de “democráticos”.

Pero más perdimos los trabajadores: intervención y/o prohibición de los sindicatos, cierre de la anterior carnicería municipal, estancamiento de los sueldos, carestía de vida, cesantías, desocupación y éxodo, etc.

Durante todo el quinquenio, las figuras nuevas de segunda línea -para nada relacionadas con las burocracias que “se borraron”- habíamos seguido resistiendo, -¡Tan cabezaduras!- y para este 1961 habíamos reconstruido en lo posible el movimiento sindical de Chaves.

A fuerza de lucha, que nos causaba presos y cesantes, conseguíamos aumentos de jornales, que pronto la carestía desvirtuaba. Por entonces se acuñó aquella frase: “Los sueldos suben por la escalera y los precios por el ascensor”.

Así que en algunos de nosotros surgió el pensamiento de abrir un segundo frente: ¡Así como luchamos para conseguir aumento, luchemos para bajar el costo de vida!

¡Pucha que me salió larga la introducción! Pero era inevitable, porque muchos chaveros de hoy, y la gente nueva que se radicó después de 1961, habiendo fallecido ya tantos veteranos, ¿cómo se enterarían de esto? Si yo, que fui actor, solo conservo unos pocos papeles y documentos escasos, y apenas puedo reconstruir esto, que no por provenir de la clase obrera deja de ser parte de la historia de Gonzales Chaves.

One thought on “La carnicería gremial – 1961

  1. Buenos dias,hoy 13/06/2016 me lleve una gratisima sorpresa al colocar mi nombre en el geogle(jose maria almandos) igual que mi abuelo al que no conoci ni tengo fotos y al buscar en el buscador aparecio esta noticia de CH’AVERIAS al cual tambien hay una foto……me gustaria saber o tener mas informacion al respecto ya que mi abuela fallecio en el año 1996 y no contaba con fotos……..fotos,datos o lo que fuere en caso de tenerlas les agradezco profundamente me mandaran por mail o les pasaria mi celular….yo actualmente vivo en SAN JUSTO (LA MATANZA) PCIA BS AS………desde ya muchisimas gracias.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *