La vieja semilla

Versos sin aula
De don Martín Castro, un payador perseguido (evocados de memoria)

 

Yo no he tenido colegio
Nadie me enseñó a cantar
Todo lo traje en el alma
Desde el vientre maternal

Y como los versos míos
Son de sabor popular
Entre los con pan, no gustan
Gustan entre los sin pan.

Y los que pueden me exigen
Con alevoso ademán
Que no piense, que no escriba
Y haga un silencio verbal
¿Cómo quiere el que no piensa
Obligarme a no pensar?
Él, que es una piedra en bruto
Puesta para tropezar.

Y yo he nacido con alas
Con alas de un libre ideal,
Él nació para quedarse
¡Yo nací para volar!
La tiranía del mundo
Huye de los pueblos ya
a grandes pasos tras de ella
avanza la libertad»

Yo fui como una cartilla
En la mente popular:
Las cinco primeras letras
De la redención social.

He sembrado rebeldías
De la guitarra al compás
Como siembran los labriegos
El trigo de nuestro pan.

Querer negarle una idea
A una cabeza normal
Es querer que una violeta
Florezca sin perfumar
Como castigar la estrella
Que ilumina desde allá
El reflejo de la luna
Y el rayo de luz solar.

Pero hay testas que no tienen
Luces de la libertad
Que no brotan las semillas
Como en la tierra con sal
Porque la ley les obliga
A no pensar más allá
De lo que piensa el gendarme
Y el caudillo del lugar.

One thought on “La vieja semilla

  1. Estimado Osvaldo:
    seguramente usted no me conoce, pero desde hace mucho años soy admirador suyo. Recuerdo que siendo alumno de la Escuela N° 9, usted nos brindó una charla, sumamente interesante, sobre las comunidades que preexistían a la conformación del poblado de Adolfo Gonzales Chaves y posteriormente del partido homónimo. Yo seguí mis estudios como docente en historia, y realmente me han fascinado todos los relatos y artículos que ha publicado en este blog. Y debo reconocerle además, que a partir de la lectura de Ch’Averias comencé a tener un profundo interés por el componente criollo que habitaba el sudeste bonaerense, grupo étnico que como usted refirió en el artículo dedicado a las andanzas de Don Eusebio Freidiaz, fue injustamente olvidado y excluido de toda obra conmemorativa que alude a la historia de los partidos bonaerenses.
    Espero así, que algún día, cuando regrese a Chaves, y si me lo permite, pueda entablar una conversación con usted para proseguir aprendiendo de sus admirables saberes sobre la historia local.

    Un saludo afectuoso,
    Pedro Berardi

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *