Haciendo camino al andar se llegó al Bicentenario

Pichi Huinca y su gente, treinta lanceros (saldo de su tribu) se dejaban crecer la barba y el bigote como demostración de argentinismo, pues Tripailao y los suyos se seguían depilando según costumbre araucana.


Muerte de Pichi Huinca. Se evidencia la transición cultural del indígena al criollo.

Dato curioso: en el combate librado el 12 de marzo de 1876, “las Horquetas del Sauce”, los indios que pelearon contra las fuerzas del Coronel Maldonado y los indios amigos de la tribu de Pichi Huinca, llevaban un estandarte azul y blanco en seña de su argentinismo.

Eran indios llegados del fondo de las pampas. Así lo hace constar el parte del coronel Maldonado: «las indiadas, como siempre, batiéronse con comportamiento heroico. La fusilería desmontó a jinetes que llegaban a cincuenta varas de la tropa. El estandarte quedó en poder de los vencedores. ¿Se sentirían argentinos acaso estos indígenas que enarbolando los colores argentinos peleaban contra los soldados argentinos?»”

Otro ejemplo de aculturación, pero inverso, da Yunque citando a Ciro Bayo, quien llegó a Argentina en 1889, español, periodista y maestro rural, investigador de observación directa, murió octogenario, después de escribir sobre lo visto y oído en sus andanzas.

“Uno de estos libros, “Por la América Desconocida”, evoca las tolderías de Catriel; en ellas María López, favorita de Catriel, una aragonesa cautiva, que ahora se llama “Raihuén” o sea “Flor Nueva”.

Le propone Ciro Bayo sacarla de su cautividad, llevarla a Buenos Aires. Ella Responde.

-Tengo ya 50 años, tengo además dos hijos de Catriel, y eso tira mucho. Aquí soy la cacica, la reina. En Buenos Aires sería una china despreciable y me encerrarían en un asilo. Mi destino es morir en una ruca y que me entierren en la pampa.

-Está bien María López, le dice él. Yo también soy español, soy paisano tuyo. ¿Quieres algún encargo para España? ¿Quieres algo de mí?

-Sí, responde Raihuén, Que me des aguardiente.

En María López o Flor Nueva, está el drama de la cautiva en todas sus fases. Arrancada a su medio huinca, llevada como esclava de los indios, le enseña a hacer chicha, a hilar, luego asciende a amante, a favorita del cacique, tiene hijos, es la cacica, bebe y fuma como india. ¿Para qué salir de los toldos?”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *