No había fotos, pero estaba Carlos Morel

Para comenzar esta tarea, hube de releer el trabajo de Agustín Matienzo, sobrino nieto de Carlos Morel, transcurridos algunos años desde mis anteriores lecturas.

La amabilidad de las bibliotecarias chaveras lo puso una vez más a mi disposición; les reitero mi agradecimiento.

Pero refrescados ya mis conocimientos con su nueva lectura, vuelvo a dudar sobre la utilidad de mi emprendimiento.

Careciendo de instrucción pictórica: ¿Qué puedo agregar a lo expresado tan brillantemente por Matienzo y sus prologuistas?

¿Acaso con mis comentarios de lego acrecentaré la genialidad de la biografía mencionada?

Entiendo que con mis modestas posibilidades sólo podré aportar algunas apostillas, tal vez en lo concerniente a vincular a Carlos Morel en el entorno de nuestros pagos bonaerenses y sureros, y recomendar a los lectores de Chaverías el acceso al tomo completo de Matienzo en nuestra Biblioteca Pública.

En mi intención difusora extraeré pues, de la rica cantera de esta obra, las citas textuales o levemente sintetizadas, dado lo exiguo del soporte gráfico sobre el que me explayo.

One thought on “No había fotos, pero estaba Carlos Morel

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *