No había fotos, pero estaba Carlos Morel

Agregando otros indicios me permito señalar otra vez citando a Matienzo

“las materiales necesidades no le permiten abandonar las heredadas tareas. El 1/10/1834, solicitan con su hermano habilitación de edad en el juicio sucesorio de su padre, pues de acuerdo a las leyes españolas, la mayoría de edad se alcanzaba a los 25 años, tal vez su padrastro Descalzi no había quebrado aún la armonía conyugal.

En 1833, en un registro de pasajeros del Archivo General de la Nación observamos su llegada a Buenos Aires con dos peones, su profesión es comerciante, el documento no indica lugar de procedencia, pese a la omisión precedente, permite suponer alguna actividad de carácter rural, desarrollada en ese ambiente, fuente nutricia de su obra”.

Para Chaverías, es sugestivo la miniatura del Coronel Vicente Corvalán,  por esas fechas con mando militar en el Fuerte Independencia. No creemos que haya venido a posar para Morel en Buenos Aires.

Eso sí es seguro en el retrato de Felipe Arana, Ministro de Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina. Un hijo, Daniel Arana, tuvo la vieja estancia en Chaves, famosa por sus fastos durante el Centenario.

Cuando ya era “San José de Berduck”, trabajé en su demolición. En un sótano de uno de sus salones donde estaban los billares, había un mapa rural de la provincia de Buenos Aires, tamaño gigante, con todos los detalles de la vieja frontera costa sur y su línea de fortines.

Durante mis descansos me pasaba consultando y memorizando todo lo que pude. Obviamente yo no podía determinar nada, era sólo un jornalero. ¡Ahí debe haber quedado el mapa tapado por los escombros, por la ley del “progreso”!

Dice sobre el artista uno de sus reivindicadores, González Garaño:

“Un nuevo sentido de la vida parece iluminar con bellos colores los pinceles de Morel, pues sus cuadros se presentan diferenciados y distantes de los adocenados, estáticos y sombríos de la época colonial.

Nacido en la pequeña Buenos Aires de entonces, y rodeado por las inmensas pampas, junto al inmenso río, Morel reproduce paisanos, soldados, lavanderas, y señores con los que tiene contactos diarios. Su vida la dedicó íntegramente al arte, apartado de las actividades políticas. Su carácter bondadoso y pacífico, odiando la violencia.

En sus cuadros de batallas flota sobre los siniestros episodios que glosa dramáticamente, algo como una protesta. En ellos no glorifica al jefe victorioso, sobre el campo de la lucha solo reina el dolor.

combate de caballería en la época de Rosas

Combate de caballería en la época de Rosas

One thought on “No había fotos, pero estaba Carlos Morel

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *