“Perdíz Chica” y Sixto Ortiz

Luego logró que en medio de esta selva se fundara un pueblo que se llamaría Almirante Brown y logró del Instituto de la Vivienda que se hicieran 100 divinas casitas sin las mínimas diferencias con las que se hacen en Buenos Aires (te voy a mandar foto). Usina eléctrica, purificadora de agua, 4 escuelas divinas (también te voy a mandar foto), un edificio para un centro comunitario, un hermoso edificio donde va a funcionar la municipalidad, otro para la comisaría, una dependencia de salud pública con los remedios totalmente necesarios, una hermosa sala de primeros auxilios con los elementos más modernos, y dos salas más en el medio de la colonia, un campo de deporte, Escuela secundaria, 3 médicos, talleres mecánico, cooperativa agraria y cooperativa para la luz, agua y servicios públicos, de la cual soy Secretario General.

Tenemos ya terminada la mitad de las casas de las que recibimos hace un mes y el 25 de este mes (hoy) se entregan las restantes y se inaugura una sucursal del Banco Provincia.

Hace ya un mes que vivimos en el pueblito, el sorteo fue por bolilla y de riguroso puntaje de transformación de la colonia. La casa que recibimos (te voy a mandar foto) son muy lindas a todo confort a pagar en 30 años; pago por la casa 26 palos por mes y por luz, alumbrado de calle y agua corriente 18 palos por mes. El día 31 de julio se inaugura una pequeña central telefónica para el pueblito con teléfonos tele discado.

El teniente Jáuregui murió, no pudo ver su obra terminada. Un colegio que era su mayor preocupación ostenta su busto tallado en piedra misionera y lleva su nombre.

Para los que no tenían nada de recurso y era viejo poblador que solo hizo trabajar, le regaló un lote quinta para que sacara la madera y se hiciera su casa y trabajara como obrero en el plan, ya sea en el campo como en el pueblito.

A mi chacra le di la dinámica de mi origen y eso llevó a que me visitara el Ministro de Asuntos Agrarios en febrero de este año. Este plan figura en el Centro Internacional de Fomento Agrario en Ginebra y por tal razón nos han visitado delegaciones de países europeos y sudamericanos, de los que con gran alegría te digo se me designó para acompañar la delegación de Francia, Israel, Italia y Alemania.

Te digo Osvaldo que con Tona siempre decimos “no tener 20 años menos”, pero no nos arrepentimos. Es una empresa dura, fue; ahora ya va fácil, para asegurar la vejez nos restan poco más pero lo más difícil ya lo estamos pasando. Hubo momentos muy duros. El primer año fue muy duro, para los 8 meses después fue decreciendo la dureza de esta empresa, va fructificando este gran esfuerzo. Si la salud me deja salir adelante el año que viene, cuando voltee más monte y ahora que por lo menos la madera vale, pagaremos el total de la casa y ya estaremos más tranquilos. En la chacra pusimos una familia que cuando hay que hacer (cosa que hay siempre), le pagamos a porcentaje. Le dejamos chanchos y gallinas a medias, ahora le voy a llevar unas vacas a porcentaje y para que ordeñe para las dos familias. Ellos están muy contentos.

Susana está haciendo una casita de material para poner librería y mercería. El terreno se lo regaló el plan pero le exige una construcción bien presentada.

Mira Osvaldo. Vos no te imaginás la alegría que tendría si ustedes vinieran a visitarnos. Tenemos comodidad para estar con toda comodidad. Tenemos para movernos, el auto y un rastrojero y Susana tiene un Jeep Willys muy lindo. Es el pueblo más nuevo de América. Misiones no lo vas a conocer, no es lo mismo. En estos lugares hay todavía tigre, tateto, tapir o anta, en mi campo hay un casal, monos, conejo de monte, chancho jabalí, tatú, yarará, serpiente de cascabel, ñacanina, pero andando en el bosque (donde se encuentran) con botas no hay peligro. El tigre huye al menor ruido. Hay las más lindas flores y helechos, los tucanes y los más bonitos pájaros y las más divinas mujeres.

Somos 205 colonizadores. Hay un colono de Coronel Suárez, Smith. Aquí somos una familia.

Cuando veo esas piedras preciosas te tengo presente. Cuando hablo con los indios guaraníes tengo presente tus inquietudes en esta tierra preñada de leyendas y de raras creencias y ritos.

Estoy cumpliendo con una aspiración que soñé y se me esfumaba. No es lo perfecto sino porque llena una aspiración que mas tarde o más temprano se concretará para los que soñaron y aún sueñan con la justicia de una reforma agraria. Aquí ves la lucha del empresario rural con el campesino que quiere la tierra. Te aseguro Osvaldo que yo vine en serio a colonizar, nunca me guió raras concesiones. Mis deseos hubieran sido no arrastrar a nadie, pero el entusiasmo con que sentía esta dura empresa contagiaba a los que también vinieron y tenés que tener en cuenta que pesaba sobre mi conciencia que al no asimilar las duras adversidades que se iban a presentar cargaran contra mi toda una culpa que de no haberla contagiado temía parecer mezquino y egoísta y eso prodigaba toda responsabilidad moral que en el primer año ante tan marcadas adversidades me daba trabajo hacer entender que todo principio es duro, muy duro y que las grandes empresas sólo son para los locos o los valientes y dejaba que me definieran en cualquiera de las dos tesituras.

Hoy al disponerme a escribirte te diré que estamos en ascenso todos. Leopoldo, mi yerno, también recibió una casa en el pueblo, tiene el campo ya en marcha, plantó 5 hectáreas de yerba, ha sacado muy buena madera y ahora que vale recién la está vendiendo; está plantando 10 hectáreas de café. Plantó ananá y naranja, un lindo pedazo. Y a Miguel le vendieron 190 hectáreas. El recién empieza, tiene por delante dos años duros, pero con la ventaja que estamos nosotros. Todos, tanto yo, Leopoldo y Miguel, vendimos nuestras casas y lo que teníamos para poder hacer puntaje para lograr la adjudicación. Imaginate Osvaldo si esto fracasaba, dónde íbamos a ir, sin nada. Ponete en lugar mío, cuan grande era la carga que pesaba sobre mi conciencia. Pero la vida me fue proporcionando la virtud de aún derrotado por dentro, porque se me tornaba difícil esta empresa o locura, tenía que seguir infundiendo esperanza, en un régimen como este no siempre las cosas salen como se programan por la gran enfermedad BUROCRACIA, y tenía que soportar reclamos justos por incumplimiento, no porque yo no la veía, sino para mantener el ánimo en alto. Yo nunca los engañé, esto iba a ser duro. Y una vez que esto tomó su curso, y ahora presenta una buena perspectiva, ahora que la vida ha cambiado, ¿si no les hubiera dicho de este plan? ¿No me hubieran dicho que era egoísta? Y se me paga con una sonrisa.

Bien Osvaldo, estamos en la frontera frente a Puerto Lupione, en Brasil, tenemos cerca la ciudad de Capanema, Cascabel y Palmeiras. Estamos 650 Km. De la playa de Curitiba, a 1500 Km. De Buenos Aires, a 110 de Puerto Iguazú, a 170 de El Dorado, a 115 de San Pedro costeando el San Antonio y en la península del Río Iguazú. Si lo ves a San Pedro no lo vas a conocer, ruta doble mano, un pueblo lindo, todavía hay pinos silvestres que no se permiten cortar como reserva natural, ¡gigantescos!
Te diré que se entregaron 35.000 hectáreas y ahora se entregaran otras 30.000 más. El concurso empezará a fines de año para entregarlas a mediados de 1983. Te debo decir que esto ya no fracasa, por propia inercia del empuje que nosotros le dimos. Tenes que tener en cuenta con mayor experiencia que la nuestra ya se ha pagado el campo, ha modernizado sus elementos y tiene dinero. De enfrente nos miran, son tierras muy fértiles.

Vos sabes que la yerba precisa 5 años para empezar a producir, aquí por la fertilidad de la tierra y el nuevo sistema de explotación, ya vamos a cosechar a los tres. Produce muy bien las esencias, menta y citronela, y Colgate ya adquirió un terreno para poner una destilería. En el Paraguay, Brasil y aún Corrientes, como así también abajo para el lado de Posadas, la yerba no produce tanto. Aquí es asombroso: microclima, tierras nuevas y métodos modernos, hacen que Taragüi ya anda visitándonos para comprar la yerba.

Yo en estos días voy a empezar a plantar café. Ya estoy preparando “sotobosque” sacando la madera útil y limpiando el bosque, cuesta dinero, pero con la madera que vendo, pago los otros gastos de trabajo.

Fuimos a Brasil enfrente, a ver una explotación de café y nos demostró que se puede. También precisa tres años para producir, un colono que plantó el año pasado, a 14 meses de plantado le empezó a dar algunos granos. Los cooperativistas brasileros son realmente cooperativistas y te llenan de informes. Nos dicen: ustedes tienen la gran suerte de estar en esa península con madera, buena madera, microclima y una fertilidad asombrosa en la tierra que si ustedes siguen preparando la tierra en curvas nivel van a evitar la erosión.

No hay mano de obra, el montaraz gana bien cuando trata directamente con los colonos. Lástima que como en todas partes se cocen habas. Vienen contratistas que cobran por madera y traen obreros ellos y ahí se abusan, pero la demanda de mano de obra les esta rompiendo los esquemas. La gente, principalmente el montaraz, se agencia una motosierra o como en mi caso se la proporciono, y se elimina el viejo contratista de Misiones.
Te diré que en cuanto a reforestación sólo se nos permiten 20 hectáreas pero eso a mí no me seduce teniendo en cuenta que esa producción demora 12 a 14 años; voy a plantar algo de paraíso que eso es más rápido.
Bueno Osvaldo, quisiera contarte tantas cosas más pero ya te voy a escribir otra vez, depende de que me contestes, sería una gran satisfacción. Espero noticias de ustedes.

Dale mis saludos a la Negra, a los chicos, y a quienes pregunten por mí.
Vos recibí un fuerte abrazo y los saludos de Tona y Susana
            Sixto Ortiz

One thought on ““Perdíz Chica” y Sixto Ortiz

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *