Combates de Sol de Mayo y Cristiano Muerto

 Catriel le informa al coronel Granada que indios de Cañumil invadirán por “el Moro”. Paunero con los Husares del Plata, 180 hombres del teniente Susviela, 100 hombres de guardas nacionales de Benito Machado, 25 indios amigos de Bahía Blanca mandados por el Sargento mayor Francisco Iturra se dirigieron el 29 a la estancia de Machado, de la que marchó el mismo día con 50 hombres para San Antonio de Ruda, donde de improviso lo atacaron un número superior de indios, retirándose Machado hacia la estancia de Ramírez, buscando el resto de la división, pero Paunero se había corrido hasta “el Carmen de Fernández” tres leguas atrás y no encontraron a los indios por ninguna parte.

El 30 el teniente Anastasio Nazar con cuatro guardias trajeron noticias que los indios hacían correrías por el lado del Moro.

Granada destaca a Conesa con 300 efectivos hasta San Ramón y San Antonio de Iraola.

Paunero a toda marcha mueve su columna desde las 5 de la mañana y a las 12 de la noche hacen 14 leguas, hasta la laguna del Quequén. Y a las 10 de la mañana del 31 llegó Conesa retrocediendo 3 leguas, desde el Pescado Castigado donde no encontró los indios.

Marchan Conesa a la derecha y Paunero a izquierda, paralelos y al trote, al paraje Sol de Mayo, por consejo de Machado, que creía que los indios, confiando no encontrar cristianos en esos desiertos, estarían desbandados.

Cerca de Sol de Mayo avistaron 20 indios con tropilla de caballos y los corrieron las columnas al galope. En la tapera de “La Martineta Conesa se detuvo, viendo que perdía tiempo sin hallar los enemigos.

Los exploradores de Machado avisan que en el bajo del Huincalanleuvú  o Cristiano Muerto y Tapera de Villalba hay como 200 indios montados.

Paunero ordenó que los coraceros se adelantaran y los despedazaran. Conesa propuso que enviaran 50 infantes de la columna derecha que estaban más cerca. Aceptó Paunero, y ordenó al coronel Machado avanzar con 50 hombres de su milicia y los indios amigos de Bahía Blanca, al mando del Teniente Cabañas para que trajese noticias exactas del enemigo.

Machado tomó los mismos 50 hombres de la retirada días antes en San Antonio y los 14 indios amigos, y salió a ocupar su puesto.

Las columnas seguían al galope en mejor orden que Machado que estaba a la izquierda y mandó decir que los indios serían 200, pero que atacaría a unos 70 que tenía enfrente, porque lo burlarían yéndose.

One thought on “Combates de Sol de Mayo y Cristiano Muerto

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *